Remedio casero para quitarle la grasa a tus gabinetes y armarios de cocina

Remedio casero para quitarle la grasa a tus gabinetes y armarios de cocina

Aunque seas muy limpia o limpio con tu cocina, es inevitable que los armarios, gabinetes y demás muebles de tu cocina terminen llenos de grasa, incluso cuando tienes una campana o extractor de humo. Esto es normal por los vapores que salen cuando cocinas y que terminan depositando el cochambre en todo lo que esté cerca, paredes, pisos y cualquier superficie que esté al paso.

Si ya probaste varios productos desengrasantes y no terminan por convencerte o estás buscando algo más ecológico o que sea ideal para desengrasar los muebles que tienes en la cocina con productos que tienes en casa, tenemos un remedio casero que te ayudará a quitarle la grasa a los gabinetes y armarios de la cocina para dejarlos relucientes, sin ralladuras y ¡como nuevos!

En este remedio no podían estar ausentes el bicarbonato de sodio ni el vinagre blanco, dos herramientas que resultan mágicas cuando hablamos de limpieza. Recuerda poner en práctica este truco al menos una vez al mes y así será menos trabajoso retirar el cochambre de las superficies de tu cocina. También es aconsejable usar siempre guantes para proteger tus manos.

Quítale la grasa a los gabinetes de la cocina

Remedio casero para quitarle la grasa a tus gabinetes y armarios de cocina

Ingredientes para el remedio casero:

En una tina grande sirve el bicarbonato de sodio, añade el jugo de los limones y el jabón líquido para trastes, después sirve poco a poco el vinagre blanco ya que provocará una reacción con el bicarbonato y aumentará su volumen en la tina.

Cuando hayas terminado de mezclar estos ingredientes, añade el aceite vegetal (puede ser de maíz, de canola o de girasol), mezcla bien y sirve esta mezcla tipo pasta líquida en los gabinetes de tu cocina. El aceite ayudará a no deshidratar la madera, pero si tus gabinetes no son de este material puedes usar agua tibia.

Deja reposar la mezcla de 5 a 10 minutos sobre la superficie y luego frota con una esponja para no rallarlos y enseguida pasa un trapo humedecido en agua con vinagre para retirar el producto y la grasa.

Si tus muebles siguen muy engrasados repite el proceso. En las esquinas u orillas puedes pasar un palillo o mondadientes para quitar la grasa que no se alcanza a retirar con el trapo.

Al final sólo pasa un lustrador de madera si tus muebles son de este material o si es vidrio puedes usar un limpiador de vidrios, de forma que quedará con un acabado increíble y ¡lucirán como nuevos!